viernes, 13 de julio de 2018

Mortalité


Tan profundo,
tan profundo como permití,
dejarme abatir.

Tan solo,
sin llave,
o cerradura permitida.

Quebrado,
quebrado sin disfraz,
esperando la señal.

Tierra prometida,
dónde estar,
hay estrellas por desembarcar.
Cada soplo,
cada sentimiento,
cada conmoción,
fue lo que me impulso a ti.

Cada forma de imaginar,
cada tentación,
cada pequeña confusión,
fue lo que me arrastro a ti.

Cada sonido malintencionado,
cada espera culminada,
cada gran desilusión,
fue lo que me guio a ti.

Cada fase de alfa o beta,
cada dulce traición,
cada única maldición,
al estar contigo.
Publicar un comentario