sábado, 14 de abril de 2018

Vendetta


Nací,
para ver el camino,
delirar cuando respiro,
contemplarme sin castigo.

Te vi,
indiferente ante el anzuelo,
amante sin embargo,
apropiada en tu cuidado.

Tan fría en verano.
delicada en tus encantos,
actriz en desengaños,
única entre tanto.

Descubrí,
lo que es estar contigo,
malas palabras y el gesto,
de verte sin pretexto.

Asumí,
cada día como nuevo,
entre actos dispuesto,
enfrente hasta tus deseos.

Me convertí,
en antojo de tus actos,
acróbata del miedo,
nuestra historia sin arraigo.
Publicar un comentario